Amor: perros y humanos

En el libro que dedicó a los perros, Manifeste des espèces de compagnie, Donna Haraway cuenta la historia de un escritor inglés y sus aventuras amorosas con su perra Tulip. El hombre se había pasado la vida tratando de hacer feliz al bicho, sin llegar a saber jamás, sin poder verificar jamás, si había tenido éxito o no en su empresa. Donna Haraway considera esto como el signo mismo del amor que se puede sentir por un perro. Este amor sería, según ella, algo específico en el sentido casi literal del término. Significaría esencialmente que el amor que tenemos por los seres humanos es de naturaleza diferente. ¡Como si cuando amamos a un humano entendiésemos algo, comprendiéramos más claramente la psicología de nuestro partenaire de lo que ese escritor comprendía a su perra!

—Marcela Iacub en Confesiones de una devoradora de carne

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Amor, Comprensión, Felicidad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s